Te damos algunos secretitos para conseguir un bizcochuelo con un excelente horneado:

• Utilizar manteca o margarina para engrasar el molde, de esta manera, el bizcochuelo no se pegará.

• El horno debe mantenerse cerrado los primeros 20 minutos de cocción.

• Iniciar la cocción a 125º C por media hora y, en la última media hora de cocción, se puede aumentar la temperatura hasta 150º C. No subir más de esa temperatura.

• Revisar la cocción puesto que los tiempos de las recetas pocas veces se ajustan a la realidad.

• Para determinar si está ya bien cocido conviene utilizar un palillo largo de madera. Si sale limpio, sin masa cruda pegada, el bizcocho está listo. Caso contrario, seguir con la cocción.

• Cuando se trate de un bizcocho muy grande esperar al menos 45 minutos de iniciada la cocción antes de abrir la puerta del horno para corroborar que este cocido. Hacerlo antes puede “bajar” lo esponjoso del bizcochuelo.