Al momento de la elección del pollo, deberás tener en cuenta:

  • La piel del pollo debe ser clara, no confíes cuando la piel está babosa o arrugada.
  • Si el envase del pollo contiene mucha agua, no lo compres.
  • La piel debe estar entera en toda su extensión.
  • Debe percibirse un olor fresco.

El pollo debe consumirlo cuanto antes:

  • La carne de pollo debe ser lo último que se compre antes de abandonar la tienda.
  • Para evitar que se rompa la cadena del frío, transporte el pollo en bolsa térmica.
  • Si no va a consumir la carne de pollo en 24-36 horas, mejor que la congele.
  • Evite que la carne de pollo entre en contacto con otros alimentos, guárdela en un recipiente y colóquela en la parte más fría de la nevera.
  • Cocine bien el pollo para asegurar que las bacterias se destruyen, y después de cocinada, no la deje a temperatura ambiente, ya que si quedaran bacterias, éstas se podrían reproducir.
  • Puede conservar la carne cocinada que le sobre en el frigorífico un máximo de 2 días, pero cuando vaya a comérsela, asegúrese de calentarla bien.

Al momento de la cocción:

  • Podés elegir hacerlo al horno, a la cacerola, a la parrilla o frito.
  • Si querés hacerlo más saludable retirarle la grasa y la piel.
  • Una buena forma para desgrasarlo es hacerlo a la sal.
  • Para que no se sequen, podés cocinar pechugas de pollo es mejor envolverlas en papel de aluminio y, para darle sabor, coloca hierbas frescas.
Guía de Cocina Fácil on FacebookGuía de Cocina Fácil on InstagramGuía de Cocina Fácil on TwitterGuía de Cocina Fácil on Youtube
Guía de Cocina Fácil
Guía de Cocina Fácil
GuiadeCocinaFacil.com es la guía gastronómica más completa y con recetas fáciles para cocinar todos los días.