Adquirir un electrodoméstico para tu hogar siempre supone realizar un gasto considerable que debe ser planificado para que no pese en la economía familiar. Teniendo en cuenta que de ellos no se puede prescindir. Es por esto que, en primer lugar, debes evaluar el presupuesto que destinarás, luego tendrás que definir en base a ese presupuesto tus requerimientos personales y obviamente de espacio. 

No siempre los electrodomésticos de marca reconocida son garantía de durabilidad. Pero, ante todo, el rendimiento energético junto a la posibilidad de ahorrar en la factura, al mismo tiempo que contribuimos al cuidado del ambiente, es un determinante también en la compra. 

El riesgo de derrochar el dinero siempre es alto cuando se compran artefactos de cocina de nueva generación y en este sentido no es fácil orientarse en el universo de ofertas. Aquí te dejamos algunos tips y trucos útiles al momento de comprar. 

¿En qué debemos basar nuestra elección?

Para todos los aparatos se indica la clase energética: la clase de menor consumo es la indicada con la letra A o superior (A+++). Entonces, antes que nada, es necesario reflexionar sobre el hecho de que, probablemente, es mejor gastar un poco más en los electrodomésticos de cocina, para luego ahorrar en el futuro.

Al adquirir electrodomésticos de clase A o superior, probablemente el costo inicial sea mayor, pero con la certeza de que ahorrarás en el consumo energético doméstico en el futuro. De hecho, gastar menos en una sola compra y luego tener costos de consumo más altos ciertamente no es la opción más conveniente. Piensa sobre todo en la importancia del ahorro energético de los electrodomésticos que están siempre encendidos como la nevera, cuyo consumo de corriente es constante.

Horno, refrigeradora y lavadora

Como ya lo dijimos, la cocina es el ámbito donde el uso de los artículos electrodomésticos es fundamental. Refrigeradora, horno y lavadora son solo algunos de los artefactos que utilizamos a diario.

La elección no falta, algunas marcas de electrodomésticos líderes en el sector durante años son capaces de ofrecer muchas soluciones para todas las necesidades. Como siempre, el consejo es pensar primero en propuestas comerciales, sin caer en compras impulsivas.

Refrigeradora

La refrigeradora es un electrodoméstico que se encuentra en todos los hogares, cuya elección, ligada a su función fundamental, es muy importante. Lo ideal sería elegir una solución combinada que incluya la zona del congelador, de forma que se optimicen dos necesidades, la de refrigeración y la de congelación, en un solo instrumento.

Aparte de la solución clásica con una sola puerta, los modelos de dos puertas y cuatro puertas también son muy populares, especialmente en los últimos años. En cualquier caso, la estética cuenta hasta cierto punto, lo que no debes olvidar evaluar la funcionalidad.

La capacidad es un factor de elección muy importante, que está relacionado con las necesidades y requisitos personales, pero también con el espacio. Otro factor de elección es el nivel de ruido, ya que algunos productos pueden serlo más que otros, incluso si los últimos modelos son casi silenciosos.

Horno

El horno, que antes se colocaba en la parte inferior, generalmente debajo de los quemadores, ahora casi siempre se coloca más arriba, por factores como la seguridad y la facilidad de uso. 

Al horno de gas hace tiempo que se le suma la versión eléctrica, que a su vez se ha convertido en la opción preferida de muchos compradores. Los hornos eléctricos son más fáciles de instalar, de hecho, basta tener un enchufe y ventilación y listo para usar.

La elección de este aparato vuelve a estar ligada a las necesidades de uso, desde la frecuencia hasta el tipo de preparación más frecuente. La solidez y disposición de los estantes son características a tener siempre en cuenta. Pero hoy en día no faltan otros parámetros de elección. Existen hornos que permiten la cocción al vapor, además de tener programas de cocción preestablecidos en función de los platos a cocinar, programa de descongelación, apagado automático, memoria e incluso autolimpieza.

Lavadora 

Otro artefacto que forma parte de los combos de electrodomésticos para el hogar, es la lavadora. Como en el caso de la refrigeradora, debes considerar la clase energética. En el caso de la lavadora, la más eficaz y cómoda es la clase A+++, esta garantiza el mejor rendimiento con un menor consumo. Cuesta un poco más al momento de adquirirla, pero la diferencia se compensa con el tiempo.

Hoy, se pueden encontrar en las distintas tiendas de electrodomésticos, lavadoras con tecnología super sofisticada, con tarjetas electrónicas que controlan infinidad de programas de forma muy sencilla y cómoda. Un riesgo existente al comprar lavadoras de este tipo es el de sufrir averías en sus partes electrónicas. Esto destruiría el ahorro de energía, con lo que hay que pagar la asistencia.

Entonces, comodidad pero hasta cierto punto. Está bien no llevar una lavadora de “pedal” pero tampoco una que nos encienda y haga todo por sí sola aplaudiendo. Lo que puede ser interesante es elegir uno con poco ruido y con un programa de media carga, para no desperdiciar agua, detergente o electricidad. Y que disponga de un eficaz sistema contra desbordamientos o fugas.

Reseñas de electrodomésticos

Si luego de haber leído este artículo le queda alguna duda, le sugerimos leer o buscar reseñas que hacen los usuarios al respecto sobre algunos productos y marcas. Hay sitios, de hecho, dentro de los cuales puedes hacerte una idea sobre algún electrodoméstico en particular y su funcionamiento, gracias a la experiencia de los usuarios que compraron previamente el producto y que comparten su opinión en las distintas plataformas. 

Esto te va a permitir aclarar cualquier duda, antes de aventurarte a realizar la compra. Mira que es mucho mejor ir con la mente clara y la seguridad de que estas comprando un artefacto que te acompañará por unos cuantos años en casa y lo menos que deseas es reemplazarlo al corto tiempo de haber hecho el gasto.