Las tablas de corte son uno de los elementos básicos que todos necesitamos tener, y a la hora de comprarlas nos preguntamos cuantas deberíamos tener para evitar la “contaminación cruzada” que se da cuando se mezclan los alimentos crudos con los cocidos, o alimentos crudos entre sí. Por ejemplo, cortar una fruta o pan en una tabla donde anteriormente cortamos pollo crudo puede generar la contaminación de la fruta o pan con bacterias patógenas o incluso picar un pollo cocido en una tabla donde cortamos el pollo crudo genera contaminación cruzada.

Por ello, recomendamos por la salud de la familia y de sus comensales, el uso de diferentes tablas para diferentes alimentos, identificadas para no cometer errores.

Material de las Tablas de Corte de Cocina

Las tablas de plástico o polietileno son una de las más utilizadas en la cocina. Las mismas no son muy pesadas, no dañan el filo de los cuchillos y se pueden lavar en el lavavajillas. Se fabrican en distintos tamaños y colores, permitiendo tener una para cada tipo de alimento. En casa al menos hay que tener dos tablas, una para alimentos crudos y otra para alimentos listos para consumir.

 A continuación, te contamos para qué alimentos están destinados los distintos colores de las tablas de corte:

  • Blanco: quesos, pan, pastas
  • Roja: carnes rojas – res, ternera, cordero
  • Azul: pescados y mariscos
  • Verde: frutas y verduras
  • Marrón: productos cocinados
  • Amarillo: carnes blancas – pollo, pavo, conejo
  • Negro: utilizada para presentar platos pero no es muy común

Juego de tablas de cortar de madera de bambú

Revoluciona tu cocina con este juego de tablas de cortar de madera de bambú fácil de limpiar. Incluye 6 alfombrillas de corte flexibles codificadas por colores con iconos de comida para una organización impecable. ¡Prepara tus comidas de forman sencilla, con estilo y funcionalidad!

Recomendamos que todas las tablas estén en buen estado, sin rayaduras ni hongos. Conviene lavarlas con agua y jabón, entre alimento y alimento, refregarlas bien y desinfectarlas con agua hirviendo. Por último, es importante dejarlas secar al aire libre.